El Corebrand de una marca

El branding consta de dos grandes partes: por un lado encapsular la esencia de la marca en una preposición de valor creíble, relevante, diferenciador, alcanzable y, por supuesto, sostenible en el tiempo. Por otra parte el branding declina dicha “esencia” de manera consistente en todos los puntos de contacto. En definitiva, crear todo un universo perceptual alrededor de la marca.

La creación de estas percepciones hace que la marca sea única respecto a la competencia y por ende, los productos que forman parte de este universo exclusivo pasan a ser únicos e insustituibles. La disminución de la capacidad de sustitución es la clave para la generación de demanda.

En definitiva, una marca fuerte permite aumentar nuestros beneficios, sin embargo, la gestión de marcas no se trata de la obtención de beneficios inmediatos: una buena estrategia de branding se encarga de los beneficios presentes y futuros. Las marcas fuertes y más valiosas no son aquellas que crean valor ahora, sino las que crean valor ahora y que tienen proyecciones positivas para el futuro.

Coca Cola es una marca que ha sabido manejar su propuesta de valor, conecta con una experiencia emocional que despierta los sentidos y las emociones.

    Leave Your Comment Here